miércoles, 2 de octubre de 2013

Museo d´Orsay: El desnudo masculino desde 1800 hasa hoy

      Aparentemente cuando las expresiones artísticas representan al cuerpo humano desnudo, deben ser reivindicadas, si es que del cuerpo masculino se trata. 

    Las explicaciones han de ser dadas, pues la ofensa a la moral de algunas personas es lograda con abrumadora facilidad, y con comprensible y efusiva  sonoridad plantean sus quejas (con absoluto derecho, si se consideraron ofendidos). Pero...  ¿Cuál es el límite del arte? ¿Debe tenerlo? ¿Quién tiene la capacidad de justicia para delimitar el inabarcable territorio de lo artístico?


      Recuerdo que cuando debían ser diseñados los catálogos para mi muestra "HAUT", creí que lo más lógico sería que la obra que da nombre a la misma, estuviera en primer término. Me fue aconsejado desde la organización que evitáramos poner esta imagen (no en la muestra, sino presidiendo el catálogo) ante la posibilidad de excitar la irritabilidad de quienes son poco tolerantes. No viví esta recomendación como una censura, considero que no lo fue. Tomé la decisión de seguir el consejo y la muestra se realizó con total normalidad. Pero aflora la duda de si el tomar tanto recaudo, constituye una manera de tener en cuenta al otro (al que puede ofenderse), o, si por el contrario, resulta una limitación impuesta a la creatividad de los artistas.

       Personalmente creo que el arte es arte, no busca ofender ni complacer, es expresión que debe provocar algún sentimiento en el observador, no ha de pasar inadvertido. El arte universal no existe, me refiero a lo unánimemente aceptado como tal. Hay artistas, hacen arte y hay quienes observan, sienten y juzgan la obra como merecedora de admiración, rechazo o toda una gama de posibles reacciones entre las que está el decidir no asistir a una muestra. ¿Será quizás ese el límite?


    La siguiente es una publicación española que trata el tema de la próxima muestra del Museo d´Orsay: El desnudo masculino desde 1800 hasa hoy.

Fuente: 20minutos.es

El Museo d'Orsay reivindica el desnudo masculino



     La pinacoteca de París anuncia una gran exposición que reunirá representaciones artísticas masculinas sin ropa y explorará sus significados. El d'Orsay sigue la estela de la muestra del museo austriaco Leopold  'Nackte Männer' que causó revuelo en Viena en 2012. Entre las obras, divididas por áreas temáticas y no por orden cronológico, hay trabajos de La Tour, Bacon, Munch, Mapplethorpe...

     Cuando el museo Leopold de Viena inauguró en 2012 Nackte Männer (Hombres desnudos) se publicitó con carteles que —como era de suponer— hacían referencia al contenido de la muestra. La foto de los artistas franceses Pierre Commoy y Gilles Blanchard (Pierre et Gilles) enseñaba a tres modelos ataviados nada más que con botas de fútbol y calcetines hasta las rodillas. Las críticas no tardaron en llegar y fueron tantas que el museo (sorprendido y divertido por el revuelo que causó la imagen) tuvo que añadir una banda roja para cubrir los genitales. 


         El Museo d'Orsay de París elogia la exposición austriaca y resalta la necesidad que había de ofrecer un "acercamiento fresco", con una "rigurosa perspectiva histórica" a la representación del hombre desnudo en el arte. 

      En apoyo a la innovación, la pinacoteca francesa anuncia el estreno para el 24 de septiembre de una exposición que sigue la estela del centre vienés. Masculin / Masculin l´homme  dans l´art de 1800 à nos jours -organizada con la colaboración del Leopold- defiende la naturalidad artística de la figura masculina despojada de ropa, mucho más infrecuente que la desnudez femenina.







De la gloria de los héroes a la erotización 


Los organizadores destacan que el desnudos masculino fue del siglo XVII al XIX la base del entrenamiento de los artistas académicos tradicionales. Como demostración, el d'Orsay exhibe una amplia selección de su rico catálogo y de otros museos públicos franceses que en conjunto hacen un acercamiento filosófico, sociológico e interpretativo al significado del hombre desnudo en la pintura y la escultura más tradicionales. 

Reproducir desnudos masculinos era el entrenamiento académico habitual

Para no caer en el obvio recorrido cronológico, las obras están clasificadas en áreas temáticas que repasan los cánones estéticos que se heredaron de la Antigüedad; las reinterpretaciones neoclásicas, simbolistas y contemporáneas que celebran la gloria de los héroes; la fascinación por recrear de modo realista la complejidad del cuerpo humano; la desnudez como estado natural del cuerpo; el sufrimiento y las expresiones de dolor y, finalmente, la erotización. 

Cada sección crea un diálogo entre una selección de trabajos separados y muy diferentes entre sí: la sensibilidad barroca de Georges de La Tour y el academicismo de Camille-Félix Bellanger se complementan con la violencia de Francis Bacon, la oscuridad de Edvard Munch, la autoexploración de Egon Schiele, el realismo social de Paul Cadmus y la explicitud de Robert Mapplethorpe. Con la ruptura de los límites temporales (no es frecuente que la pinacoteca exponga trabajos modernos) el centro revela la discreta continuidad de la representación del desnudo masculino, que sigue viéndose como inusual a pesar de los numerosos renacimientos artísticos que ha experimentado. 




______________________________________________________________________________________________________



       A modo de ejemplo traigo algunas de las grandes obras en que el desnudo masculino es protagonista.

Pierre et Gilles, Mercure

 Jacob y el Ángel, Hendrik Christian Andersen


 Jacob luchando con el Ángel, Leon Bonnat


Discóbolo

Teseo y el Minotauro

El Pugilista


David, Miguel Ángel

David, Miguel Ángel


Masculin / Masculin - La video

Exposition Masculin / Masculin. L'homme nu dans l'art de 1800 à nos jours, du 24 septembre 2013 au 2 janvier 2014 au musée d'Orsay.




4 comentarios:

  1. Muy buena entrada. Me gusta el arte en general, sobre todo el desnudo masculino en la fotografia.

    ResponderEliminar
  2. Gracias. Comparto tu parecer, sobre la fotografía. Se ha dicho de ella que es "pintar con luz", y verdaderamente lo es. La luz que incide sobre un cuerpo desnudo en una fotografía, es como caricias dadas por un pincel en manos del ojo tras la lente, que cuidará cada detalle de la composición, la apertura del diafragma, el tiempo de exposición, el punto exacto en que hará foco... y lo que parecen simples cuidados técnicos se vuelven Arte, ese que nos hace detenernos irremediablemente frente a la imagen.

    Gracias por comentar.

    ResponderEliminar
  3. El desnudo en la fotografía tiene un concepto muy potente, es tanta fuerza en la idea que hay detrás del trabajo que consigue eclipsar las posibles carencias estéticas de la imagen y otras obras que se convierten en arte por si solas; ya sea por su hermosura o su perfecta realización a la hora de tomar la foto y eternizar el cuerpo. De cualquier manera, es algo hermoso.

    Saludos desde Tancacha (Córdoba)

    ResponderEliminar
  4. Nicolás, gracias por tu comentario. Lo comparto absolutamente. Las carencias estéticas, además de verse eclipsadas por la fuerza de concepto, siempre estarán supeditadas al observador, y esto las torna subjetivas.
    ¡Gracias!

    ResponderEliminar

Podés dejar tu comentario, será publicado tras su verificación. Gracias!