martes, 26 de julio de 2011

Mercedes

Mercedes, voz de pueblo que vibra en su canción.
Mercedes, que vivió exilios y soñó retornos.
Mercedes, que cantó con aliento de la tierra y habló con tono firme y sin callar verdades oprimidas. Pudieron prohibirla, más no silenciarla. 
Ni santa ni pretenciosa, fue grande ante agrandados y voz sonante entre ensordecidos. 
Con aciertos, con errores, tan humana y testaruda que cambió lo políticamente correcto por lo sensatamente concebido, y así mantuvo su decir y hacer, de acuerdo a lo cimentado en su conciencia. 
Mercedes, simplemente Mercedes.


Para definir su último trabajo, basta una palabra: Sublime.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Podés dejar tu comentario, será publicado tras su verificación. Gracias!